Soluciones para domotizar el riego del jardín

Control de riego EtherRain

En anteriores artículos nos hemos interesado por la seguridad en el hogar o pequeño negocio con una solución todo-en-uno llamada Piper, que además hace las veces de centro de control domótico, muy sencillo de instalar y usar.

El invierno pasado hablamos en profundidad de los termostatos inteligentes y de lo mucho que nos aportan en materia de confort y ahorro energético.

Con la llegada de los primeros calores, analizamos las distintas soluciones que existen actualmente para domotizar diferentes sistemas de aire acondicionado, tan necesarios por estas latitudes.

Hoy, ya muy entrado el verano, toca interesarse por la soluciones que tenemos a nuestro alcance para domotizar el riego del jardín.

Central de riego conectada GreenIQ

Electroválvulas

Una electrovávulva es una válvula electromecánica que controla el paso del agua en las tuberías de nuestro sistema de riego. No tiene distintos grados de apertura, sino que abre o cierra totalmente el paso del agua cuando la bobina que contiene recibe o deja de recibir corriente.

También existen válvulas motorizadas, que sí permiten apertura y cierre parcial, aunque su uso no es común en las instalaciones de riego domésticas.

Electroválvula

Aunque existen electroválvulas de muchos tipos, para el riego de un jardín es conveniente usar electroválvulas alimentadas a 12 o 24V, por razones obvias de seguridad. Por otra parte, salvo en casos muy concretos, es preferible elegir electrovávulas que se cierran automáticamente cuando dejan de recibir corriente. De esta manera, en caso de interrupción del suministro eléctrico, nuestra válvula no se quedará abierta lo que evitará daños por inundación.

Si elegimos electroválvulas con esas características, tendremos que alimentarlas por tanto a 12 o 24V a través de un transformador de 220VAC a 12/24VDC que situaremos dentro de la vivienda o de una caseta de jardín, donde tengamos tomas de corriente a 220V,  para evitar exponerlo a la intemperie.

Sentadas esas bases, partiendo de la premisa de que nuestras electroválvulas se abrirán y por lo tanto dejarán pasar el agua cuando reciban corriente, y se cerrarán e interrumpirán el paso del agua cuando cortemos la alimentación eléctrica, vamos a analizar cuáles son las distintas soluciones que tenemos para automatizar, programar y domotizar nuestro sistema de riego compuesto por varias electroválvulas.

Enchufes inteligentes

Si nuestro jardín es pequeño y tenemos una única electroválvula o una única zona de riego compuesta por varias electroválvulas que se abren y se cierran simultáneamente, podemos domotizar su uso con un enchufe inteligente Z-Wave.

Wall Plug de Fibaro

Si, como hemos visto antes, nuestra(s) electroválvula(s) está(n) conectada(s) a una fuente de alimentación 220VAC/12VDC dotada de un enchufe macho tradicional para conectarla a la red eléctrica, podemos situar un enchufe inteligente entre dicha clavija macho de la fuente de alimentación  y la toma hembra de la pared.

De esta manera, a través de nuestro controlador domótico Z-Wave, podremos encender y apagar el enchufe a demanda, estemos donde estemos, y, por tanto, dar corriente o dejar de alimentar a la electroválvula, lo que provocará su apertura o cierre inmediato.

Enchufe PoPP

En caso de optar por esta sencilla solución, es conveniente elegir un enchufe inteligente Z-Wave que permita, a través de sus parámetros de configuración, una vuelta automática al estado OFF al cabo de un tiempo. De esta manera, en el caso hipotético de que el enchufe perdiese la comunicación con el controlador domótico, o que éste se estropeara y no pudiera por tanto ordenar al enchufe volver al estado OFF al final del tiempo de ejecución de nuestra escena domótica de riego, el propio enchufe, de forma independiente, se pondría en OFF y se cerraría por tanto la electroválvula y el paso del agua.

Entre los enchufes inteligentes que tienen esa funcionalidad añadida del apagado automático al cabo de un tiempo configurable, podemos citar por ejemplo este enchufe de la marca PoPP.

Ni que decir tiene que podemos controlar este enchufe inteligente, y a través de él nuestra electriválvula, no sólo encendiendo y apagando manualmente el enchufe desde nuestro stmartphone, sino también crear escenas domóticas inteligentes en las que intervengan múltiples criterios, como las horas, las precipitaciones, la temperatura ambiente, etc.

Módulos ocultos Z-Wave

Módulos de relé

Los módulos de relé, que solemos llamar comúnmente módulos ocultos, son muy adecuados para controlar electroválvulas, siempre y cuando sean modelos con circuito de relé independiente ya que estos módulos se alimentan a 220V pero nosotros tenemos que poder controlar nuestras electroválvulas de riego a una tensión de 12 o 24V.

La ventaja de estos módulos es que algunos de ellos tienen dos relés, lo que significa que con un sólo módulo de dos relés podemos controlar dos electroválvulas distintas o dos zonas de riego.

Al igual que en el caso de los enchufes inteligentes, es interesante elegir un módulo oculto que se pueda configurar de tal manera que el módulo vuelva al estado OFF al cabo de un tiempo, independientemente de que se lo ordene o no el controlador domótico.

Esquema de conexión de módulo FGS-221 de Fibaro con electroválvula

Como ejemplo de módulo de 2 relés con circuito de relés independiente y funcionalidad de apagado automático al cabo de un tiempo, podemos citar el módulo FGS-222 de Fibaro.

En este caso también podremos controlar nuestro módulo oculto (y a través de él nuestras electroválvulas) tanto a demanda, desde nuestro smartphone o tablet, como a través de escenas domóticas inteligentes y complejas basadas en múltiples criterios.

Módulo RGBW de Fibaro

El módulo RGBW de Fibaro ha sido especialmente diseñado para controlar tiras LED multicolores o blancas. Sin embargo, dadas sus características técnicas, es un módulo muy adecuado para controlar electroválvulas.

Módulo RGBW de Fibaro

Y es adecuado en primer lugar porque la tensión de alimentación de este módulo está comprendida entre 12 y 24 VDC, es decir la misma que nuestras electroválvulas.

Además, este módulo contiene 4 relés, por lo que nos permite controlar de forma totalmente independiente hasta 4 electroválvulas o zonas de riego conectadas a cada una de sus entradas de relé. Es algo así como una minicentral de riego de 4 zonas.

Esquema de conexión de módulo RGBW de Fibaro con 4 electroválvulas

El único inconveniente con respecto a los módulos de relé, es que este módulo RGBW no tiene la funcionalidad de apagado automático al cabo de un tiempo. Aún así, es una opción muy interesante porque nos permite controlar hasta 4 electroválvulas con un único módulo.

Centrales de riego conectadas

Todos sabemos que existen, desde hace mucho, lo que se da en llamar centrales de control de riego. Por lo general son “cajas” que contienen varios relés que nos permiten controlar distintas zonas de riego y sus electroválvulas. Hasta hace poco, esas centrales de riego sólo permitían establecer una programación horaria y, las más avanzadas, agregar algún sensor de humedad para saber si había llovido y en ese caso interrumpir la programación del riego.

Central de riego EtherRain

Ahora disponemos de centrales de riego conectadas a Internet a través de nuestro router. Eso nos permite no sólo establecer programaciones horarias, sino interactuar con nuestro sistema de riego en tiempo real, a distancia.

Además, esas centrales de riego conectadas tienen en cuenta múltiples criterios a la hora de regar nuestro jardín, como por ejemplo la temperatura o el tiempo que hace en cada momento en nuestra zona, el nivel de humedad, las previsiones meteorológicas…

Son por tanto verdaderos sistemas de riego inteligentes. Entre ellos podemos citar en primer lugar la central de riego EtherRain, que permite controlar hasta 8 zonas de riego distintas a través de nuestro teléfono móvil. Además, está asociada a un servicio web muy completo y eficiente que tiene en cuenta múltiples variables para adaptar el riego a nuestras necesidades de forma inteligente. La central de riego EtherRain se puede integrar en controladores Z-Wave a través de llamadas http.

Control de riego y de iluminación GreenIQ

Otro ejemplo de central de riego es el controlador llamado GreenIQ. Al igual que EtherRain, permite controlar múltiples líneas de riego con electroválvulas convencionales a través de un dispositivo móvil y también mediante un servicio web que permite introducir múltiples variables (previsiones meteorológicas, valores de temperatura y humedad en nuestra zona, etc.).

Pero además, GreenIQ es capaz de interactuar con multitud de objetos conectados relacionados con la meteorología o el cuidado de las plantas, como por ejemplo la estación meteorológica y el pluviómetro netatmo, los dispositivos de cuidado de plantas Koubachi y Flower Power de Parrot, y muy pronto con la solución domótica de Apple llamada HomeKit.

Por si fuera poco, GreenIQ es muy fácil de integrar en el controlador domótico Z-Wave eedomus, en unos pocos clics, y es capaz de controlar también la iluminación del jardín.

Esperamos que este repaso a las distintas soluciones de domotización de los sistemas de riego os haya ayudado a encontrar el dispositivo que más se ajuste a vuestras necesidades. Si tenéis cualquier duda al respecto, estamos a vuestra disposición para aconsejaros.


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *